Dejadme Morir en Menorca

Entre hilos de mortero blanco, elevados, retorcidos
Piedras de sal con boquetes van marcando recorrido.

No quisiera yo olvidarme de las cañas, los olivos
Todo esto que me llena, cuando estaba bien vacío.
 
Aguijones bajo tejas, el ladrido de Toribio, 
Mi Vallauris sin baguettes, mis vientos sin resabíos. 

Migjorn, Mestral, Xaloc, Llevant
Mai oblidis allò important.

Tramuntana, Ponent, Gregal, Llebeig
Mai no intentis fer cap lleig.

Así como Creta se anhela, desde un rincón del laberinto
El deseo, va y desea, aquello que no está a tiro.

Del sosiego en sus personas, de la calma en sus suspiros
Dejarse impregnar suave y olvidarse de los ruidos. 

Cuándo ya no quede entre antenas quehacer alguno, 
Dejadme morir en Menorca entre cipreses y aceitunos. 






Comentarios